Nacimiento franciscano

Nacimiento de porte 60 cm. y realizado en terracota policromada al óleo para colección particular.

En el cual aparece San Francisco de Asís adorando al niño Jesús como recuerdo del primer pesebre que, durante la misa de medianoche del día de Navidad del año 1223, él escenificó en una gruta de la población italiana de Greccio para conmemorar el Nacimiento de Jesucristo. Según la tradición, ése fue el inicio de lo que es, hasta el día de hoy, la costumbre cristiana de montar en nuestras casas el belén.

Desde aquí, quiero agradecer a todas las personas que han colaborado con la creación de este Misterio, magistralmente ataviado por Carlos Rico con la ropa confeccionada por María José Delgado y por el apoyo de José María Casero al taller.

Análisis formal de la obra.

En la obra del Nacimiento franciscano, el escultor-imaginero ha aunado e interpretado en la composición del conjunto escultórico los conceptos del misterio del nacimiento de Jesús y de la espiritualidad franciscana (de observar y seguir el Evangelio de Jesucristo viviendo en la humildad y en obediencia) con el origen de representar y escenificar la Natividad del Señor por san Francisco de Asís y la elegancia barroca del belén napolitano.

Luis Núñez-Ginel de Medrano